May
28
2012

¿Por qué subestimamos la capacidad tecnológica de los más pequeños?

Niño manejando un portátil

No toques mucho a ver si lo estropeas
¿No ves que eres pequeño y aún no sabes?
¿Para qué quieres tú un email? Eso es de mayores
No hay que abusar de las TIC que luego los niños se distraen y no les da tiempo de hacer los ejercicios

Por desgracia, sigue siendo habitual escuchar estas y otras frases en boca de padres y educadores. Todavía se subestima la capacidad tecnológica de las nuevas generaciones, esas a las que precisamente Marc Prensky llama “nativos digitales”. Padres que se sorprenden viendo a sus peques manejar todo tipo de dispositivos intuitivamente sin haber siquiera mirado las instrucciones. Profesores reacios a dedicarle demasiado tiempo o atención a las TIC porque se pierde tiempo para lo realmente importante, como por ejemplo colorear fichas (ojo, y sin salirse!).

¿Por qué razón ocurre esto? se nos ocurren varias hipótesis:

  1. Falta de concienciación: No caer en la cuenta de que las nuevas generaciones han nacido en plena revolución digital y multimedia, ni estar al tanto de lo que eso conlleva. Hay que comprender que educar a nativos digitales de la misma forma que se educaba de hace 30 años ya no funciona.
  2. Falta de conocimientos pedagógico-curricular-tecnológico: Los profesores necesitan un conocimiento pedagógico y curricular, pero además una formación TIC que les permita integrar las tecnologías en los procesos enseñanza-aprendizaje. La integración de las TIC va unida a un cambio en la metodología.
  3. Escasa perspectiva futura: Hay que pensar hacia adelante, no sólo en retrospectiva. ¿Qué se encontrarán los alumnos dentro de 5, 10, ó 20 años? y tras este ejercicio, preguntarnos ¿Estamos preparando a los chavales para las afrontar las exigencias de un mundo tan cambiante? ¿O preparándolos para viajar al s.XX en un DeLorean trucado?
  4. Miedo al uso indebido por parte del alumando: Hay un gran temor a que los niños accedan en Internet a contenidos inapropiados, o que amenacen su seguridad, su privacidad, etc. En efecto, estos fenómenos existen, pero hay múltiples formas de convertir la navegación en algo totalmente seguro. Padres y profesores deben conocerlas, además de inculcar a los pequeños hábitos seguros y a prevenir riesgos. Y para ellos es necesario que tengan competencias TIC.
  5. Pánico por parte del profesorado con las nuevas tecnologías. A veces ocurre que el alumnado posee un mayor dominio de los dispositivos tecnológicos que el propio profesor. Es decir, éste pierde el monopolio del conocimiento en la escuela. Este sentimiento de inferioridad es característico del rol que la escuela tradicional impone al docente. Con las TIC el profesorado cambia su rol, pasando a ser un guía de aprendizaje y no un mero transmisor de conocimientos.

Son algunas de las razones por las que impedimos o limitamos a los pequeños a experimentar con las TIC. La brecha digital es más que evidente, pero no insalvable. En Digitaula defendemos la integración de las TIC desde la infancia, no sólo para el entretenimiento, sino como herramientas de búsqueda de información así como para la resolución de problemas. ¿Por qué?

Bebé con tablet

  • Educación Infantil es la etapa óptima para el aprendizaje, tanto a nivel neurológico como lingüístico. Hasta los 10-12 años de edad, los niños son como auténticas esponjas, dan mil vueltas a cualquier adulto en capacidad de aprendizaje, y no al revés. A estas edades podemos estimularlos sin miedo, puesto que son capaces de asimilar todo lo nuevo.
  • Es una forma ideal de motivarles. La desmotivación y la falta de interés es cada vez mayor en las aulas, dado que los niños están rodeados de estímulos tecnológicos y aprenden de forma audiovisual. ¿Por qué no aprovechamos para brindarles esta forma de aprendizaje a través de las TIC? Hay una frase que lo resume a la perfección: “Si no hay interés, no hay aprendizaje”.
  • Participen activamente del aprendizaje. Es necesario proponer retos a los niños/-as, metas específicas que puedan alcanzar para que formen parte activa de ese logro. Dejemos que utilicen las herramientas necesarias y que descubran poco a poco los pasos necesarios que dar para alcanzar la meta propuesta.
  • Aprendizaje por ensayo-error: Muchas veces le damos “la chapa” a los niños/-as y en vez de dejarles a ellos mismos la oportunidad de tocar, manipular y probar determinadas cosas. La experiencia de que sean ellos mismos quienes busquen la solución es inmensamente valiosa.

Si queremos que nuestro alumnado crezca en la actual sociedad del conocimiento y de la información necesitamos un profesorado y unos padres formados digitalmente para superar los temores y miedos que éstas plantean, estableciendo lazos que ayuden a cerrar esa brecha digital que existe en muchos casos entre los padres y los hijos.

Comentar